La Semilla como Ser Vivo es un Bien Común de Interés Público y Cultural

Trabajadores y trabajadoras de CENDITEL promueven conversatorio sobre Ley de Semillas


En días pasados se llevó a cabo en el Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Tecnologías Libres-CENDITEL, institución adscrita al Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, un conversatorio sobre la Ley de Semillas. Esta actividad de reflexión y conocimiento sobre la siembra ha venido siendo promovida desde varios espacios y organizaciones que hacen vida en la institución: el Colectivo de Recreación y Formación de los trabajadores y trabajadoras, el Huerto Escuela y el colectivo FREBIN-Mérida, donde además participaron voceras y voceros de comunidades cercanas de Santa Rosa, Bella Vista, Santa Ana y la Red Agroecológica "Mukarias".


El responsable de la presentación fue el compañero Rafael Rodríguez, trabajador del Instituto Merideño de Desarrollo Rural-IMDERURAL y miembro de la Red Agroecológica "Mukarias". En la introducción al conversatorio sobre la Ley, Rodríguez hizo un breve paneo sobre la historia de la producción alimentaria en el planeta, la domesticación de la semilla y el suelo, la deforestación y el desmonte, el mito de los mono-cultivos en grandes extensiones para saciar necesidades alimentarias y cómo el hambre se ha convertido en un invento para hacer negocios. Informó sobre la manipulación genética de las semillas para obtener inmensas ganancias a costa de la destrucción de microfaunas, microorganismos, microclimas, bacterias, rizomas, suelos, entre otros. Además el desplazamiento de las semillas autóctonas por parte de las semillas transgénicas, su posterior inevitable contaminación en el proceso de polinización y la terrible consecuencia de pagar regalías por cultivar esas semillas contaminadas que tienen derecho de propiedad, y por si fuera poco, la prohibición de guardar semillas autóctonas so pena de ser castigado con cárcel o quema de las semillas; todo esto en un marco de legalidad amparada en los Tratados de Libre Comercio promovidos por la Organización Mundial de Comercio (OMC).


Continuó explicando que buena parte de la problemática en torno a la producción de alimentos y el resguardo de las semillas, es ocasionado por las corporaciones transnacionales de los alimentos. Estudios revelan que la diversidad alimentaria ha disminuido en un 90%, de modo que la población mundial está consumiendo tan sólo 7 rubros, ocasionando malnutrición por el empobrecimiento de nuestra cultura alimentaria al repetir muy pocos alimentos. Y es que cuatro de estas trasnacionales son dueñas del 75% de los alimentos que se producen en el mundo entero y de cada 4 semillas, 3 les pertenecen, de esas 3 semillas, 2 son genéticamente modificadas. Por consiguiente, en el panorama internacional, las expectativas que se ciernen sobre la producción de alimentos bajo criterios de agroecología, salud, soberanía, seguridad alimentaria e independencia son desfavorables.


La Ley de Semillas


La Ley de Semillas fue promulgada el 28 de diciembre de 2015, consta de cinco títulos y de sus 71 artículos el compañero Rodríguez resaltó los siguientes puntos: el reconocimiento de la semilla como un ser vivo y parte constituyente de la Madre Tierra, la declaratoria de la semilla local, campesina, indígena y afrodescendiente como bien común de interés público cultural y natural, material e inmaterial de los pueblos. La prohibición del otorgamiento de derechos de obtentor y patentes sobre la semilla, así como cualquier otro mecanismo que promueva su privatización, impedir la liberación, el uso, la multiplicación, la entrada al país y la producción nacional de semillas transgénicas, la promoción del intercambio solidario y el acceso libre a la semilla, la lucha contra la pobreza y la exclusión que genera el capitalismo y el neocolonialismo, el reconocimiento de la interculturalidad existente en la semilla, la organización del Poder Popular a través del Consejo Popular de Resguardo y Protección de la semilla como responsable de la custodia, resguardo y regulación de la semilla. La creación de la Comisión Nacional de Semilla que entre otras funciones está encargada de diseñar el Plan Nacional de Semilla, el reconocimiento de los conocimientos, saberes, prácticas y creencias locales, campesina, indígenas y afrodescendientes, asociados a la semilla como bien común de interés público cultural y natural, material e inmaterial de los pueblos, la promoción e impulso por parte del Estado del conuco como modo de producción sustentable y espacio de resguardo de la semilla, la promoción y reconocimiento del trueque y otros mecanismos de organización para el libre intercambio y movilización de semilla, los delitos de bioprospección y biopiratería, así como sus correspondientes sanciones.


Cerró Rafael Rodríguez su presentación invitando a revisar y estudiar la Ley de Semillas con mayor detenimiento y profundidad, además aprovechó para aconsejar: "vamos a cultivar en la agricultura urbana, lo tradicional, pero también conozcamos, promocionemos e incorporemos rubros distintos y no tan comunes, consumamos alimentos distintos que no los hemos considerado por nuestro gusto paladar, que nos van a nutrir, sustentar y generar mayor calidad de vida y salud"

El Huerto Escuela de CENDITEL


En Cenditel los trabajadores y trabajadoras han organizado desde mediados del 2015, un espacio de Formación y Recreación denominado Huerto Escuela de Cenditel, allí se ha hecho una labor de práctica concreta de siembra, bajo principios de cooperación, trabajo voluntario, agroecología, trueque de semillas, reciclaje, y en el cual se han cosechado tomates, maíz, lechugas, cilantro, perejil, frijol cuarenteno, vainita colombiana, caraota negra, pepino criollo, pimiento, nabos y plantas medicinales; pero sobre todo un pequeño espacio donde se ha cultivado la consciencia de la posibilidad de generar nuestros propios alimentos con nuestras propias manos. Y este conversatorio sobre la Ley de Semillas, se circunscribe en las actividades planificadas para este año, en el cual se insistirá en la práctica de la siembra, ecológica y colectiva. De igual forma, la temática del cine foro que se desarrolla en Cenditel los viernes, también como una espacio de formación y recreación, ha sido orientada este año hacia la comprensión y el entendimiento de la Agroecología Productiva Urbana, desde documentales y ficciones en torno al tema alimentario.


Desde tiempos remotos, se han erigido diversos mecanismos para negar y privatizar el conocimiento y generar exclusión, privilegios y explotación, con la consiguiente resistencia de los hombres y mujeres del mundo por hacer respetar su vida y dignidad, tal cual es hoy en día la Ley de Semillas: una respuesta desde la soberanía y la autodeterminación del pueblo venezolano a la permanente amenaza de saqueo, robo y aniquilamiento de nuestra esencia cultural más profunda, de nuestro ser y hacer como pueblo.


En consonancia con las líneas propuestas por el Ejecutivo Nacional para avanzar en la producción nacional y combatir la guerra económica de desabastecimiento, acaparamiento, especulación y contrabando, aunado a los objetivos que impulsa el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Urbana, las trabajadoras y trabajadores venezolanos continuarán respondiendo desde la organización del pueblo al llamado de una Patria Libre y Soberana.


Prensa CENDITEL.

Puntuación actual: 1

Comentarios

No existen comentarios

Nuevo comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Búsqueda