Desarrollo de tecnologías intermedias para la producción agrícola

DESARROLLO DE TECNOLOGÍAS INTERMEDIAS PARA LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA

Por: Pedro Sánchez y Manuel Hernández (FREBIN DC)

Impera en el país la necesidad de establecer estrategias efectivas que permitan motorizar la actividad agrícola con la participación del Poder Popular y el sector campesino organizados. Junto a ellos, un gobierno dispuesto a brindar condiciones justas de apoyo y control de los procesos agrarios. La razón de dicha articulación: crear las bases para el crecimiento de un modelo productivo que ofrezca una menor dependencia económica de la renta petrolera.

Considérense, como contexto a la afirmación anterior, las situaciones generadas por la guerra económica a través del contrabando de extracción, el ataque a la moneda y el factor conspirativo internacional relacionado a la caída de los precios del barril de petróleo. Es urgente, en consecuencia, tomar acciones coordinadas pueblo-gobierno para el rescate de nuestra economía en función del bienestar colectivo de la nación. En ese ámbito, la producción, distribución y consumo de alimentos pasa por la formación para el desarrollo e intercambio del conocimiento científico, el impulso de tecnologías propias dirigidas al aumento de la producción agrícola y el fortalecimiento de la organización popular del sector campesino (área donde se impone igualmente el concurso de las ciencias). Estos compromisos ya estaban reflejados en el mandato de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez en el Plan de la Patria, desde los siguientes objetivos:

  • Objetivo Nacional 1.4. “Lograr la soberanía alimentaria para garantizar el sagrado derecho a la alimentación de nuestro pueblo”.

    • Objetivo Estratégico 1.4.1. “Apoyar y promover la creación y fortalecimiento de las redes de campesinos, entre otras formas de organización para la producción agrícola, así como su formación integral permanente en los sectores productores del país”.

  • Objetivo Nacional 1.5. “Desarrollar nuestras capacidades científico-tecnológicas vinculadas a las necesidades del pueblo.”

    • Objetivo Estratégico 1.5.1. “Consolidar un estilo científico, tecnológico e innovador de carácter transformador, diverso, creativo y dinámico, garante de la independencia y la soberanía económica, contribuyendo así a la construcción del Modelo Productivo Socialista, el fortalecimiento de la Ética Socialista y la satisfacción efectiva de las necesidades del pueblo venezolano”.

En este marco, parte de las acciones deben ir dirigidas al reimpulso de los núcleos de desarrollo endógeno con adecuación a las condiciones del sector agrícola, teniendo como como base social al Poder Popular campesino organizado y donde los recursos y fortalezas particulares de cada región sean aprovechados al máximo. Se impone el propósito de configurar un conglomerado de sistemas integrales de producción agrícola sostenible, autosustentable y eficiente, de pequeña escala pero gran potencial, en torno a la participación de las comunidades y distinto al predominio de la gran agroindustria como único garante del abastecimiento de los pobladores de un determinado territorio.

Bajo este contexto y en un escenario donde estos núcleos de desarrollo endógeno tengan el potencial de convertirse en unidades con sistemas integrales de producción, se añade la necesidad de impulsar el estudio científico y tecnológico para desarrollar maquinaria y equipos ajustados a estos sistemas y a sus respectivos ambientes. Estas tecnologías, asimilables al desarrollo propio de la unidad de pequeña escala, no representan las magnitudes y requerimientos del sector agroindustrial, empezando por la concepción de paquete tecnológico de que se vale perversamente este último. Antes bien, está determinada por condiciones propias del medio ambiente de las zonas productivas donde habitan las comunidades campesinas, tomando en cuenta aspectos éticos, culturales y económicos en cada una de ellas.

Se habla pues de un tipo de tecnología conocida académicamente como tecnología intermedia o apropiada, las cuales suelen demandar menos recursos, son de fácil mantenimiento, menor coste y producen un menor impacto sobre el medio ambiente respecto a otras tecnologías equiparables. Por lo tanto esta tecnología intermedia, bajo estas condiciones, supone el diseño y construcción de máquinas y equipos que funcionen como engrane dentro de los sistemas integrales de producción agrícola en cada núcleo de desarrollo endógeno en el marco de un modelo integral productivo.

Las instancias de investigación e innovación activadas y activables en el país tenderían, en el marco de la propuesta, a conformar un equipo de profesionales, tecnólogos populares y estudiantes, con el apoyo de instituciones y universidades, para el desarrollo de estas máquinas y equipos adecuados a sus sistemas de producción. Trabajarían además en la formación que deben recibir las comunidades campesinas para la operación y mantenimiento del equipamiento desarrollado. Debe existir, como espíritu, un vínculo permanente entre estas comunidades y las universidades e instituciones que desarrollen los correspondientes proyectos para la optimización de los procesos organizativos tanto tecno-científicos como sociales. Ello con miras a un campesinado no visto como sujeto tercerizado que trabaja para lucro de una agroindustria que le cierra las puertas del conocimiento y le condena a reproducir tecnologías de cultivo y cosecha validadas en otras latitudes, ciclo tras ciclo, para luego negarle cualquier asomo de beneficio social o siquiera educativo.

Dentro de este esquema, si nos referimos específicamente al tema del consumo animal, la propuesta va direccionada al aprovechamiento de los rubros agrícolas propios de cada región productiva (junto a un trabajo de investigación y estudio científico) que permita determinar las potencialidades nutritivas, formulación de recetas y requerimientos técnicos para levantar una propuesta de procesamiento primario, asimilable al nivel de las comunidades, con el fin de implementar la elaboración de alimento concentrado para la cría de animales dentro del mismo núcleo de desarrollo endógeno. Lo anterior traería consigo una menor dependencia y condicionamiento de los insumos provenientes de las grandes trasnacionales que controlan la comercialización del denominado Alimento Balanceado par Animales (ABA) en sus diversas presentaciones.

Haciendo referencia a la maquinaria de escala comunitaria, podemos brevemente describir una parte de la cadena de producción de alimentos concentrados, comenzando por las moledoras (trituradoras o prensadoras) para la disminución en pequeños trozos de las distintas especies vegetales o animales que, según sea el caso, conforman la materia prima del concentrado; seguidas por las mezcladoras donde se homogenizan las especies que forman parte de la formulación establecida. Luego se pasa a la máquina peletizadora, la cual configura el alimento concentrado en forma de ‘pelets’ o pellets, que son pequeños cilindros de diámetros aproximados de entre 5 mm por 1 cm de altura con adecuada porosidad y resistencia mecánica. Una vez elaborados los pelets, el paso final lo cumple una secadora, donde el alimento es deshumidificado para su posterior uso, envasado o almacenamiento. Estos tres tipos de máquinas pueden perfectamente desarrollarse, concebirse y fabricarse en Venezuela con un importante grado de ingenio y materia prima nacional, y su simplicidad y robustez les permitiría adaptarse a variadas condiciones agroecológicas e idiosincráticas del pequeño productor nacional y de las comunidades.

Es muy importante rescatar el rol determinante de las universidades en este tejido para la producción. Por un lado, está la investigación que las mismas deben potenciar, mediante la cual se logra desarrollar soluciones tecnológicas simples, con el estudio y resolución de problemas reales presentes en las comunidades (el campo del estudio a nivel social es determinante en este sentido). Una forma práctica de aplicar esto puede ser por medio de la investigación durante los procesos formativos de los estudiantes en las áreas técnicas; otra puede consistir en la elaboración de sus trabajos de grado orientados a asumir los retos que se puedan presentar en la resolución de problemas que ameriten tecnologías intermedias. Sobre esto hay alguna experiencia acumulada y siempre mejorable, especialmente en el campo político.

Por otro lado, está la disposición de difundir los conocimientos a las comunidades mediante la formación de sus miembros, no sólo en la operación de las máquinas o dispositivos, sino también en el aporte de conocimientos básicos que le permitan a los participantes comprender los principios físicos, químicos y mecánicos de las máquinas, ya que el campesinado igualmente tiene un conocimiento propio de su milenaria sociedad con la producción primaria que le permitirá optimizar el potencial del trabajo tecnológico, en auténtico diálogo de saberes. Todos los involucrados están llamados a ser protagonistas. Es por consiguiente, un reto del país por el compromiso de garantizar nuestra seguridad y soberanía alimentaria, con el aumento de nuestra producción a través de nuestras propias potencialidades.

Current rating: 3

Comments

There are currently no comments

New Comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Búsqueda